Felipe Silva Carrillo,campeón de tenis e instructor en Administración

0
77

La carrera de Felipe Silva Carrillo en el mundo del deporte comenzó a muy temprana edad, convirtiéndose en un tenista reconocido gracias a las enseñanzas de su padre. Debido a su desempeño, consiguió ingresar al Gobierno del Estado, donde lleva más de 15 años compartiendo sus conocimientos a jóvenes y adultos interesados en esta disciplina.

Silva Carrillo inició su carrera en la Comisión Estatal del Deporte, ahora Instituto de Cultura Física y Deporte de Oaxaca (Incude), y hace tres años se integró como instructor deportivo del Parque Incluyente Luis Donaldo Colosio Murrieta, el cual está bajo resguardo de la Secretaría de Administración y donde imparte clases de tenis a personas de todas las edades.

“Comencé trabajando en las canchas de tenis del río Atoyac, pero después me incorporé como instructor deportivo en este parque”, comentó. “Cuando lo rehabilitaron, pedí la oportunidad de dar clases de tenis, porque este deporte es mi pasión y es lo que sé hacer”.

Su padre, Felipe Silva Gopar, fue el mejor tenista de la historia de Oaxaca durante muchos años, es por ello que aprendió este deporte desde niño, logrando ser campeón estatal durante varios años. “Mi familia es 100% tenista, así que nos dedicamos a este deporte desde hace mucho tiempo. Toda mi vida he practicado tenis, es por ello que quiero heredar mis conocimientos a las personas”.

Al inicio de la pandemia y siguiendo los protocolos de los Servicios de Salud de Oaxaca, el parque tuvo que ser cerrado, por lo que suspendió la actividad que más le apasiona, a pesar del buen recibimiento que tuvieron las clases de tenis por parte de la ciudadanía, logrando reunir hasta 20 personas por día.

“Estamos esperando a reanudar clases, afortunadamente esta actividad se realiza al aire libre y no pide contacto, es de las menos riesgosas”, agregó. “Estamos evaluando implementar las clases nuevamente, pero llevará tiempo”.

Como deportista profesional, continúa ejerciendo esta actividad, así que heredó sus habilidades, técnicas y conocimientos a su hijo de 9 años, Felipe Silva Zavaleta, quien a su corta edad sigue el camino trazado por su abuelo y padre. “El tenis es mi vida, y ahora mi hijo también lo practica. Aprendió a jugar, ganó torneos y ahora es campeón estatal”, dijo con orgullo.

Todo esto le deja una gran satisfacción, pues además de desempeñarse en lo que más le apasiona, Silva Carrillo se encarga de perpetuar su deporte favorito en sus estudiantes. “Me gusta transmitir lo que sé, formar nuevos jugadores, ya sean jóvenes o adultos, por ejemplo, en el parque solía tener una alumna de 70 años que aprendió a jugar, y eso es gratificante”.

Por ahora, Silva Carrillo continúa preparándose para volver a dar clases en cuanto la pandemia lo permita, pues a pesar de esta difícil situación, su pasión por esta disciplina es tan grande que no le permite verse superado. “Vamos a volver a tener clases, espero armar un grupo y volver a reunirnos, con el fin de hacer crecer el tenis en Oaxaca”, finalizó.