Gastronomía de Oaxaca, atractivo para visitantes nacionales e internacionales

0
117

Toda aquella persona que llega a Oaxaca y visita sus mercados, recorre los pueblos en sus días de plaza, come en sus restaurantes, fondas y conoce las mezcalerías, vive una experiencia de intensos sabores y aromas que jamás olvida.

Si se hiciera una lista de las comidas más deliciosas de Oaxaca, habría un número inimaginable de estas, pues las posibilidades que nacen con todos los ingredientes que la tierra y los mares de la entidad ofrecen, son infinitas; hierbas, maíces, frijoles, chiles, insectos, mariscos, bebidas como el mezcal y muchos más, se utilizan en un sinnúmero de recetas a lo largo de las ocho regiones.

Gracias a todo el conjunto de tradiciones y costumbres ancestrales que existe en Oaxaca, hay una cocina diversa, reconocida no solo en el país, sino también en ciudades extranjeras; y desde diferentes latitudes, las personas emprenden el viaje hacia la tierra de la Guelaguetza para experimentar por sí mismas lo que han escuchado de esta comida, también para revivir experiencias o descubrir por qué la gastronomía oaxaqueña es Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El chef Alejandro Ruiz de Casa Oaxaca, con una de las trayectorias más reconocidas en el estado, en el país y en distintos escenarios internacionales; indica que hace 10 años cuando le preguntaban las razones por las cuales las personas viajaban a Oaxaca, él respondía que en tercer lugar se encontraba la gastronomía, pero hoy, asegura que la mayoría de las personas visitan el estado principalmente para probar la comida oaxaqueña. 

Considera que a nivel internacional Oaxaca se posiciona en los primeros lugares en cuanto al rubro gastronómico, y que como un día lo dijo su colega, el chef Jonatan Gómez Luna, originario de la Ciudad de México, Oaxaca es la “despensa de México”, refiriéndose a que dentro de la república mexicana, incluso en otros países, se encuentran en los menús, ingredientes como rosita de cacao, chile chilhuacle, hierba de conejo, entre otras.

Este posicionamiento también se refleja en las distinciones internacionales que la gastronomía oaxaqueña ha recibido, como en el año 2019, cuando le entidad fue elegida como Mejor Destino Gourmet por los premios de la revista Food and Travel.

Así como en las distintas iniciativas para promover la gastronomía como Oaxaca Flavors El Saber del Sabor, festival impulsado por el mismo Alejandro Ruiz; o el más reciente, Oaxacalifornia donde se reunieron chefs del estado de Baja California y Oaxaca para intercambiar y mezclar platillos de cada entidad.

En el marco de este último festival que se celebró en diferentes restaurantes de la ciudad de Oaxaca del 20 al 25 de julio, el chef Javier Plascencia, uno de los participantes, considerado un embajador de la gastronomía de Baja California, reconocido en el país y el extranjero, expresó que México es un destino gastronómico importante, que la gente viaja en busca de restaurantes o cocineros.

Al encontrarse en una de las ciudades fronterizas más importantes del mundo, el chef Plascencia destaca que personas de todas partes llegan por primera vez a México cruzando la frontera de Tijuana y de inmediato preguntan por la gastronomía oaxaqueña y las cocinas milenarias.

En este mismo contexto, la chef oaxaqueña Olga Cabrera Oropeza, resaltó que la cocina oaxaqueña es una cultura viva, de las más grandes que persiste y seguirá a través de los años y que en la actualidad se encuentra situada en el nivel más alto que el sector gastronómico se pudo haber imaginado, por lo que se tiene la responsabilidad de continuar promoviendo la comida oaxaqueña para que en el país y en el mundo se siga reconociendo.

Oaxaca es una de las entidades en el país que tiene al turismo como una de las principales actividades económicas; año con año visitantes nacionales e internacionales arriban a los principales destinos turísticos como la Ciudad de Oaxaca, Huatulco y Puerto Escondido; a los pueblos mágicos, rutas turísticas, zonas arqueológicas y reservas naturales.

Hoy, también el estado se posiciona como un importante destino gastronómico: la gente viaja para comer en Oaxaca, para beber mezcal y llevarse tlayudas, chapulines, quesillo o cualquier producto que sea posible para seguir disfrutando su sabor desde cualquier lugar.