Muerte de Miss EEUU 2019 reabre cuestión sobre la salud mental

0
139

La que fuera Miss Estados Unidos en 2019, Cheslie Kryst, fue encontrada muerta el domingo 30 de enero en Nueva York, según la policía neoyorquina, que confirmó su muerte a varios medios. El cadáver de Kryst fue encontrado a las siete de la mañana en el edificio Orion de la calle 42, un lujoso rascacielos de 60 pisos de esta zona del centro de Manhattan cerca de Times Square donde ella residía en el noveno piso, según People. La policía ha confirmado que se trata de un suicidio. La joven, que tenía 30 años, colaboraba actualmente en el programa de variedades Extra, cuyos productores han emitido un comunicado en el que dijeron sentirse devastados y dijeron que ella era “una parte muy querida de la gran familia de Extra”.

La joven, según algunos medios estadounidenses, dejó una nota donde únicamente explicaba que quería que todas sus posesiones pasaran a manos de su madre, que también fue reina de la belleza, aunque a menor escala; fue Miss Carolina del Norte —un puesto que también tendría Kryst— en 2002. En su perfil de Instagram, con más de 350.000 seguidores, colgó una foto suya donde escribía “Que este día te traiga descanso y paz”.

La que fuera Miss Estados Unidos en 2019, Cheslie Kryst, fue encontrada muerta el domingo 30 de enero en Nueva York, según la policía neoyorquina, que confirmó su muerte a varios medios. El cadáver de Kryst fue encontrado a las siete de la mañana en el edificio Orion de la calle 42, un lujoso rascacielos de 60 pisos de esta zona del centro de Manhattan cerca de Times Square donde ella residía en el noveno piso, según People. La policía ha confirmado que se trata de un suicidio. La joven, que tenía 30 años, colaboraba actualmente en el programa de variedades Extra, cuyos productores han emitido un comunicado en el que dijeron sentirse devastados y dijeron que ella era “una parte muy querida de la gran familia de Extra”.

La joven, según algunos medios estadounidenses, dejó una nota donde únicamente explicaba que quería que todas sus posesiones pasaran a manos de su madre, que también fue reina de la belleza, aunque a menor escala; fue Miss Carolina del Norte —un puesto que también tendría Kryst— en 2002. En su perfil de Instagram, con más de 350.000 seguidores, colgó una foto suya donde escribía “Que este día te traiga descanso y paz”.

Kryst había hablado sobre la importancia de la salud mental en varias ocasiones. En 2019, con motivo del día de la salud mental, quiso publicar un largo alegato en su perfil de Facebook, como recoge ahora The New York Post. “Hago todo lo posible para asegurarme de mantener en forma mi salud mental. Y lo más importante que he hecho es hablar con una consejera. Me resulta muy fácil hablar con ella, me da buenas estretegias, sobre todo si estoy triste, feliz o se me presenta un mes complicado”, afirmaba en el canal de Miss USA. “Cuando no hablo con ella paso un cierto tiempo cada día intentando descomprimir. Desconecto, apago el móvil, no contesto mensajes. Simplemente me siento y veo mis películas favoritas”. En otra entrevista un año después, Kryst afirmaba que había tres cosas que la ayudaban mucho: primero, levantarse temprano cada día, a las 6:45; segundo, “establecer ciertos límites”, también cuando estaba en casa, para no responder mensajes más allá de las seis de la tarde; y, tercero, seguir una rutina de ejercicio “para mantener en forma el cuerpo y la mente”. Ella comentó en alguna ocasión que se sentía orgullosa de haber ganado “con su cabeza llena de rizos”, sus 168 centímetros y unos abdominales marcados a causa de practicar atletismo en su adolescencia.

El año pasado, al cumplir 30 años, Kryst publicó un artículo de opinión en la revista Allure donde hablaba de la importancia de hacerse preguntas y de cuestionarse los porqués, algo que ya estaba haciendo cuando ganó Miss EE UU. “Mi mandato no fue un ejercicio de lo esperado”, reflexionaba; “en cambio, sentí que lo llenaba de intenciones. De hecho, desde el momento en que gané, mi reinado hizo arder en mí un gran deseo de comprometerme con la pasión, la intención y la autenticidad”.

También contaba que ella no era físicamente como el resto de participantes, por sus medidas, su pelo o su raza. “Mi desafío ante lo establecido llamó la atención de los trolls, y no puedo contar cuántas veces he borrado comentarios en mis redes sociales que tenían emojis de vómito e insultos diciéndome que no era lo suficientemente guapa para ser Miss EE UU o que mi estructura muscular era en realidad un cuerpo de hombre”. Ella se sentía orgullosa de sí misma, tanto física como mentalmente, y afirmaba que durante el concurso no había dudado en dar sus opiniones de temas como “la legalización de la marihuana, las políticas de inmigración del gobierno de Trump, las leyes antiaborto”. Se declaraba ferviente seguidora del movimiento Black Lives Matter y tal y como contó se había manifestado en algunas de sus marchas, no para buscar “premios o reconocimientos” durante su reinado, sino por “alzar la voz contra las injusticias”, su pasión.

Los familiares de la exconcursante han pedido intimidad en estos momentos de amargura y han querido mantener que Cheslie “cuidó, amó, rio y brilló”, y que será recordada “como hija, hermana, amiga, mentora y colega”. “Su enorme luz inspiró a otros muchos en el mundo gracias a su belleza y fuerza”, afirman, explicando que Cheslie fue una gran servidora de los demás “ya sea en su trabajo como abogada luchando por la justicia social, como Miss EE UU o como presentadora en Extra”. “Sabremos que su fuerza continuará”.

Según la OMS, una de cada 10 muertes en el mundo son a causa del suicidio, mientras que la depresión es la primera causa de discapacidad a nivel mundial, y, también según la OMS, será el principal problema de salud en 2050. En España, cada día se comenten una media de 10 suicidios. En EE UU, según la Fundación para la Prevención del Suicidio y con datos de 2019, esta es la 10ª causa de muerte en el país. En 2019, 47.500 personas se quitaron la vida.

Vía EFE / El País