Por “Iota”, Colombia emite declaratoria de desastre para Cartagena

0
82

Con 70% de Cartagena bajo las inundaciones, y un saldo que hasta este domingo sumaba los 155 mil damnificados, las autoridades de la ciudad colombiana emitieron la declaratoria de emergencia por los daños generados por las torrenciales lluvias del huracán Iota a su paso por el Caribe colombiano.

Por otro lado, las islas caribeñas de San Andrés y Providencia, fuertemente afectadas la semana pasada por el huracán Eta, desde las primeras horas de este lunes debieron enfrentar fuerte vientos, lluvias intensas y problemas de energía.

Hasta el momento no hay un balance oficial de las afectaciones en las islas, pero según medios locales, Iota dejó, antes de su arribo esta tarde a Nicaragua, varias viviendas y estructuras afectadas, árboles y postes caídos, dejando a las comunidades sin comunicación desde la madrugada de este lunes.

Sobre los daños causados por Iota este fin de semana en Cartagena, se reportan inundaciones en 33 barrios, mientras que 22 colegios resultaron afectados y hubo decenas de árboles caídos; también causó 14 deslizamientos en la ciudad, y en las zonas rurales hubo pérdidas de entre 50 y 100 hectáreas de cultivo.

Así, las escenas en Cartagena son de calles inundadas y personas alojadas en albergues temporales.

El alcalde de Cartagena, William Dau, emitió la declaratoria de emergencia para la ciudad, razón por la cual podrá contratar equipos especializados para la mitigación de riesgos y contará con el apoyo directo del Gobierno de Colombia, que, según anunció el presidente Iván Duque, desplegará unidades de la Fuerza Pública para el apoyo a damnificados.

“Desde tempranas horas todos los equipos de todas las dependencias de la Alcaldía están dispuestos a entrar en acción para mitigar los efectos. El día de hoy estaremos decretando una calamidad por la fuertes lluvias y con eso podremos inmediatamente contratar equipos para mitigar los efectos”, afirmó Dau en la mañana del 14 de noviembre, previo a la firma del decreto.

Con información de La Razón de México