Servir sin esperar nada, filosofía de Virginia Pérez en Administración

0
47

A lo largo de 11 años de servicio en el Gobierno del Estado, Virginia Pérez Pérez ha vivido diferentes experiencias que le han permitido consolidarse como una servidora pública ejemplar. Sin embargo, nada la ha marcado tanto como la actual pandemia que se vive en todo el mundo, situación que le ha brindado de conocimientos y actitud para salir adelante, con la filosofía de ayudar sin esperar nada a cambio.

Su carrera como servidora pública inició en el 2010, cuando se unió a la Subsecretaría de Patrimonio de la Secretaría de Administración. Después fue comisionada a la Secretaría de Finanzas por cinco años, regresó a Administración y finalmente se quedó en la Subsecretaría de Desarrollo, Control de la Gestión Pública y Recursos Humanos, donde ha laborado durante los últimos cuatro años. “Mi función es estar en la recepción, atender a las personas, recibir documentación, clasificarla, archivarla, entre otras actividades”, dijo.

Su filosofía es clara y es lo que le permite salir adelante: “Servir y ayudar sin esperar nada a cambio, dar y guiar en lo que se pueda”. Para ella, cada día es un nuevo aprendizaje, pero también toma cursos para actualizarse y certificarse. “Me gusta mucho el área, me gusta mi trabajo, me gusta venir y por eso procuro dar lo mejor de mí siempre”.

Menciona que estos dos últimos años de pandemia han marcado su vida, por lo que ha tenido que adaptarse a esta situación para continuar brindando un servicio de calidad. Diariamente toma tres taxis colectivos para poder transportarse de su casa al trabajo, permitiéndole conocer la situación que se vive todos los días, experiencia que le ha servido para sobreponerse y salir adelante.

Asimismo, cuando llega a su área de trabajo, limpia su lugar y procura mantener el espacio sanitizado durante todo el día. Al recibir documentación les pide a las personas que guarden la distancia y les ofrece gel antibacterial. Afortunadamente, señala, los usuarios atienden los protocolos de sanidad y toman todas las precauciones necesarias.

“Hay muchos cambios para bien, acciones que antes no se implementaban, como el lavarse las manos, limpiar el área a cada momento y cuidar a las personas que vienen, darles gel o ayudarles a sanitizarse”, agregó.

Al salir del trabajo, Virginia Pérez se desempeña como terapeuta alternativo, por lo que acude a su consultorio de masajes y medicina alternativa. “Manejo masajes, acupuntura, quiropraxia, jugoterapia y herbolaria. Saliendo de la oficina, abro mi consultorio de 6 a 9 de la noche entre semana, y todo el día el fin de semana”.

Comenta que siempre le llamaron la atención las plantas medicinales, por ello estudió la carrera de Terapeuta Alternativo, donde se especializó en Acupuntura y Quiropraxia. “Me sigo preparando para tener un centro de atención, que espero que en unos años se pueda concretar. Me gusta ayudar a las personas con problemas emocionales, con problemas de salud. La medicina alternativa les puede otorgar beneficios”, dijo.

Por si fuera poco, también tiene conocimientos en corte y confección, por lo que dio clases durante cuatro años y trabajó en una florería por siete años, donde aprendió el arte de hacer arreglos florales. “Me siento orgullosa de mí. Me siento satisfecha de todo lo que he logrado y quiero seguir aprendiendo”.

Para finalizar expresa que, “a pesar de que esta pandemia ha arrebatado a familiares y amigos, es momento de vivir el día, el pasado es pasado y el futuro es incierto”.