Viaja “Los colores del agua”, exhibida en la CCO, a la Bienal en Venecia

0
115

El artista plástico Martín Dimitrova, quien exhibe su exposición “Los colores del agua”, en la galería “Atanacio García Tapia” de la Casa de la Cultura Oaxaqueña (CCO) en el marco de su 50 aniversario, fue invitado para exhibir una de sus piezas en la Bienal de la Fundación Amedeo Modigliani en Venecia, Italia, en el mes de septiembre.

Esta invitación, se hace en el marco de la Bienal, una de las más famosas y prestigiosas organizaciones culturales del mundo, que tiene como objetivo la difusión y promoción del arte contemporáneo a través de exposiciones e investigaciones de todas las disciplinas artísticas: artes visuales, arquitectura, cine, danza, música y teatro.

Cada dos años se alternan la Muestra Internacional de Arte y la Muestra Internacional de Arquitectura, que desde 1998, constan de tres pilares principales: exposiciones de los pabellones nacionales, la exposición central internacional organizada por el curador o curadora elegido por la Bienal y eventos colaterales en la Ciudad de Venecia.

En este marco, para la Casa de la Cultura Oaxaqueña es sumamente importante impulsar y apoyar a las y los artistas que exhiben sus obras en las tres galerías con que cuenta la institución, por ello celebra que Martín Dimitrova, quien inicia su trayectoria en las artes plásticas, pueda participar por primera vez en este festival de arte contemporáneo que le permitirá consolidar su carrera como creador artístico.

La obra que el artista exhibirá en la Bienal de la Fundación Amedeo Modigliani, forma parte de la serie de la exposición “Los colores del agua”, que actualmente se exhibe en la galería “Atanacio García Tapia” de la CCO.

El cuadro, que lleva el mismo nombre de la exposición, fue realizado por Dimitrova con la técnica barrido de color, haciendo uso del acrílico, en esta serie de cuadros que componen “Los colores del agua”, el artista asegura estar en una búsqueda de una reconexión y de una reordenación de colores líquidos que, al recorrer mares, estanques, océanos y líneas de luz, nos reconectan con nuestro ser más primigenio, en medio de una intuición creadora.